Si buscas una actividad interesante y divertida, en Academia de Dibujo y Pintura Goya contamos con clases de pintura y dibujo a la medida, en horarios realmente accesibles, en esta ocasión queremos contarte sobre la técnica de grafito que es la menos complicada de trabajar.

La técnica de gráfico considera al lápiz como el instrumento de dibujo más manejable y fácil de usar, que no requiere un pulso excepcional para ser utilizado y que se borra con facilidad. Los lápices de grafito están graduados según su blandura o su dureza en una escala que va desde el 8B hasta el 8H: la letra B designa la blandura y la H la dureza.

Retrato Técnica Grafito

Un lápiz 7B será más blando que un 5B o un 3B. La misma relación numérica se utiliza para señalar la dureza. Esto hace que, según lo que queramos dibujar, podamos escoger la que más nos convenga.

Con un lápiz de mina blanda podemos conseguir una gran variedad de tonos, desde un negro intenso a un gris suave y homogéneo, mientas que con lápiz de mina dura podemos trazar líneas muy finas y limpias.

Se puede dibujar con lápices de grafito de dos formas distintas:

Punta de la mina: Se pueden trazar puntos, líneas formando rayados, tramados o cualquier otro signo gráfico. Las diferencias tonales de las luces y las sombras se obtendrán uniendo o separando las líneas de los rayados, muy juntas o entrecruzadas para las sombras y separadas para las luces, o bien engrosando los trazos en las zonas oscuras y adelgazándolos en las claras.

Lápiz tumbado: Es idóneo para el dibujo de mancha. La mayor o menor presión ejercida sobre los lados de la mina proporcionará sombras de distintos valores.

Los lápices de colores se utilizan exactamente igual que los de grafito y resulta muy interesante la combinación de ambos.